El nuevo Galaxy A5 6 —¿Por qué 6? Por 2016—, el modelo medio de la gama media del fabricante líder de Android, llega a nuestras manos para probarlo. Con respecto al Galaxy A5 del año pasado, un modelo que marcó la transición del plástico al metal en la gama media, nos encontramos con un modelo levemente más grande y pesado, añade unos milímetros por cada dimensión, y 32 gramos de peso.

El cambio más visible está delante de nuestros ojos, la pantalla sube de 5″ a 5.2″, y Samsung aprovecha para poner un panel 1080p frente al anterior 720p. Añade también un lector de huellas, necesario y obligatorio hoy en día.

Por dentro, incluye soporte para carga rápida una batería más grande, mantiene los mismos 2 GB de memoria RAM, y un procesador de ocho núcleos a 1.66 Ghz, sin especificar modelo específico —hemos contactado con Samsung para que nos lo aclaren—, para sustituir al Snapdragon 410 del modelo anterior.

galaxy a5 6

El hardware se siente muy bien en las manos, y la verdad es que es como ver un adelanto del Galaxy S7, que tendrá un diseño extremadamente similar, aunque más fino y con los bordes menos romos. Samsung ha conseguido pasar a tener un diseño homogéneo y agraciado.

Fuera del hardware, el sistema operativo aún viene con Android 5.1.1. Samsung aún está empezando a actualizar sus gamas altas a Android M, y este terminal debería recibir pronto su actualización, pero quizá tengas que esperar unos meses.

La gama A se renueva
Galaxy A5 2016

Galaxy A5 2016

En la gama A, Samsung tiene una gama media en especificaciones, pero con tamaños para todos los gustos. En breve habrá un nuevo Galaxy A3 (4.7″), Galaxy A7 (5.5″) y rumoreados Galaxy A8 y Galaxy A9 que traerían un chasis mucho más delgado.

Esta gama se convierte en el segmento más atractivo de Samsung para la mayoría de consumidores, y crea una colección mucho más cohesiva de la que tenía en años anteriores con docenas de dispositivos distintos bajo nombres similares.

Al contrario que el rumbo que tomó Samsung con la gama Note y la gama S, Samsung sí apuesta por las tarjetas microSD en la gama A, quedando claro cuál es el razonamiento detrás del movimiento: las tarjetas de expansión son un sustituto barato de la memoria interna, pero su velocidad y el espacio que ocupan dentro del terminal no merece la pena en un mercado premium.

Llega a España “durante esta misma semana”, a un precio de 429 euros, así como 299 euros su hermano menor, el Galaxy A3. De momento no hay información para otras regiones.