Algunos vuelven por Navidad y otros lo hacen pasadas las fiestas. Como es el caso del fraude de WhatsApp que tratamos hoy. Es el problema de ser un sistema de mensajería tan popular, que siempre habrá gente que trate de colárnosla para su propio beneficio, como hemos visto tantas y tantas veces desde que WhatsApp copa las listas de apps más descargadas. Este viejo virus ya había actuado tiempo atrás, pero como mala hierba nunca muere, parece ser que dicho mensaje se ha vuelto a propagar de nuevo.

Las recomendaciones son las de siempre: obviar y no acceder a ningún enlace que éstos contengan; eliminarlo para mayor seguridad. Muchos de estos timos vienen acompañados por un mensaje escritos en un lenguaje bastante informal, tal y como nos hablaría un amigo o familiar, por lo que se hace difícil de detectar. Pregunta a tu interlocutor por el origen del mensaje y si te lo ha enviado conscientemente.